El tren a las nubes (Video)

El Tren a las Nubes

El Tren a las nubes es uno de los ferrocarriles más altos del mundo. Es una herencia de la Argentina de tiempos pasados ​​cuando el país estaba abierto a la ayuda externa. La vía del tren fue diseñada por el ingeniero Richard Maury, y las piezas y los materiales procedían de Inglaterra y Francia.

El tren ahora solo recorre una corta distancia entre la ciudad de San Antonio de los Cobres y su icónico puente, el  Viaducto La Polvorilla.

Ofrecemos recorridos hasta la estación desde donde sale el tren, así como una serie de recorridos diferentes que se pueden combinar con el viaje en tren.

“La posibilidad de un ferrocarril en la zona comenzó a explorarse ya en 1889, y se llevaron a cabo numerosos estudios hasta 1916 analizando la viabilidad de la línea dada la pendiente pronunciada y el terreno accidentado. La construcción del ferrocarril comenzó oficialmente en 1921, con la intención de conectar el norte de Argentina con Chile a través de los Andes. El viaducto de La Polvorilla, el más alto de la línea, fue terminado el 7 de noviembre de 1932.

La ruta fue diseñada por el ingeniero estadounidense Richard Maury, (quien luego murió en Salta) y  una de las estaciones fue nombrada en su honor. El ferrocarril completo fue inaugurado el 20 de febrero de 1948, después de numerosas demoras y complicaciones y un período de 2 años donde el trabajo quedó paralizado.

La línea obtuvo su nombre a principios de 1960 después de que unos estudiantes filmaran desde el interior de los vagones del tren en un viaje Salta-Antofagasta, donde a menudo se veía como el vapor de la locomotora que, junto con el aire frío de la montaña, formaba grandes columnas de vapor. Posteriormente, el cortometraje se ofreció al periódico Clarín para hacer un documental, y fue así como entonces se lo llamó Tren a las Nubes debido a las nubes de vapor en la película. Ferrocarriles Argentinos (FA) más tarde adoptó el nombre para hacerlo más atractivo para los turistas. No fue sino hasta 1972 que comenzó a ser utilizado oficialmente por los turistas como un ferrocarril histórico”.

Cita tomada de wikipedia.


Los Mercados de Argentina

[dt_fancy_separator separator_color="accent" el_width="30"]

Una de las alegrías de América Latina son los muchos y diversos mercados. ¡Es posible comprar de todo, desde artículos para el hogar hasta frutas, camisetas y artesanías en un mercado al lado de la calle si sabes dónde mirar!

Cada gran ciudad tiene un mercado, generalmente cubierto, que vende carne, pescado, verduras y frutas junto con especias, granos, nueces, quesos locales y flores. Los puestos generalmente se agrupan por sectores y existe una considerable rivalidad amistosa. Los puestos de venta de carne venden todo tipo de producto animal imaginable, donde se exhiben entrañas no identificables junto con patas de cerdos, así como los cortes habituales de carne y pollo.

En estos mercados hay muchos lugares para comer, y aunque no se ven muy sabrosos, el producto es de buena calidad, caliente, barato y seguro porque hay una rotación muy rápida. Las empanadas y los platos de maíz son siempre los más populares.

[dt_fancy_separator separator_color="accent" el_width="30"]

Los centros turísticos como Humahuaca, Purmamarca y Cafayate tienen extensos mercados de artesanías. Los artículos de lana están ampliamente disponibles en estilos tradicionales y en una amplia variedad de colores, la mayoría de las personas compran un sombrero andino después de un viaje a las Salinas. También hay todo tipo de tejidos de mimbre o esterillas, joyas, cerámicas y tallados en madera. Puede encontrar de todo, desde palitos de cóctel y cubiertos para servir ensaladas hasta ollas de barro o tapices. Los suvenires y regalos son atractivos y baratos. Muchas de las tallas se basan en diseños Wichi tradicionales, que utilizan maderas duras de diferentes colores que se encuentran en la región del Chaco, como Palo Santo o Bulnesia Sarmiento (verde), Guayacán o Caesalpinia Paraguariensis (marrón oscuro) iscayante y algarrobo o Locust (ambos rojizos) y Palo Blanco o Phyllostylon Rhamnoides (marrón claro y amarillento).

La mayoría de los pueblos pequeños y ciudades tienen sus propios mercados que venden productos similares, pero debido a que son utilizados por los locales, los precios son más competitivos.

[dt_fancy_separator separator_color="accent" el_width="30"]

En los pueblos donde hay mucha mano de obra para trabajo, como por ejemplo en Tilcara, tienen abundantes ferreterías  y tiendas de artículos para el hogar entre las cafeterías y los albergues, pero sin embargo el centro de la ciudad es el mercado central.

El Norte de la Argentina también es uno de los mejores lugares para comprar cordero fresco, queso de cabra, encurtidos, papas andinas y porotos de todas las características. Junto al mercado de frutas y alimentos, se encuentra lo que se conoce como la Feria Americana, donde la ropa donada en los Estados Unidos se vende a los locales a través de una colaboración.

Es posible encontrar verdaderas gangas a precios muy baratos, algunos todavía tienen las etiquetas de las tiendas en ellos. También hay mucho para niños en los puestos de juguetes y dulces, y nunca faltan los perros que lo persiguen a uno. El mercado de artesanías turísticas se encuentra alrededor de la plaza de la ciudad y realmente cobra vida por las noches cuando se arman las  peñas, donde se canta y se baila música folclórica.

[dt_fancy_separator separator_color="accent" el_width="30"]

Mi mercado local es el mercado de San Miguel en Salta y me encanta el ambiente vibrante con todos los colores, aromas y ruidos. Aprendí desde un principio a no planificar y luego comprar, como se recomienda en casi todos los libros de cocina y en los de la economía del hogar, ya que todos los productos acá son de acuerdo a las estaciones del año.

Sin embargo, aprender a vivir con las estaciones es excelente, aunque hay muchos vegetales de formas extrañas y la fruta por lo general está muy madura, los sabores son sorprendentes y es un placer encontrar nuevas formas de cocinar o de adaptar tus recetas favoritas. Para mi yo soy muy peculiar, ya que la mayoría de los lugareños compran verduras todos los días y yo sigo haciéndolo semanalmente, en parte porque vivimos un poco fuera de la ciudad y  porque además es un hábito de toda la vida, pero definitivamente hay que comprar mucha fruta ya que es un alimento que se necesita a diario.

Finalmente, está bien negociar si está comprando varios artículos. La mayoría de los comerciantes del mercado completarán u ofrecerán fruta adicional para facilitar el cambio.

¡Feliz compra! Ceri